Historia de la Basílica y Antoni Gaudi en el tiempo

Han transcurrido 138 años de historia desde que se inició su construcción y el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia ha visto pasar ante sí a diversos arquitectos. Muchos se enfrentaron a la laboriosa tarea de hacer de este monumento una joya arquitectónica, pero ninguno tan significativo como Antoni Gaudí.

En esta entrada os ofrecemos al detalle el recorrido vital del máximo exponente del modernismo catalán. Veréis cómo sus pasos lo llevarían a ser el artífice y genio detrás de lo que hoy es el Templo de la Sagrada Familia, pese a no ser su primer arquitecto.

La vida de Antoni Gaudí transcurrió íntimamente ligada a la del templo que rediseñó y en el que fundió el estilo neogótico primigenio y su estilo modernista. Aunque no pudo ver su obra concluida, sus discípulos decidieron continuar y mantener su estilo hasta el día de hoy con tal de hacer realidad su obra.

Como vais a ver, diversas eventualidades y acontecimientos históricos sirvieron para retrasar la conclusión del más grande monumento arquitectónico de Barcelona. Sin embargo, a día de hoy los barcelonenses, turistas y toda España esperan con expectativa el año en el que por fin podamos ver terminada esta obra.

Os dejamos con esta línea de tiempo preparada al detalle para que no se os escape ningún dato sobre la historia de Antoni Gaudí y el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia. Luego de informaros bien sobre ambos, os animamos a comprar unas entradas, tomar el autobús, metro o coche y visitar las instalaciones de este bellísimo templo. Sabemos que se convertirá en una experiencia inolvidable.

Hablamos sobre:

1852 – Nacimiento Antoni Gaudi

Antoni Placid Gaudí i Cornet nació el 25 de junio de 1852 en Reus, al sur de Cataluña. Su madre, Antònia Cornet i Bertran, era hija de un fabricante de calderas; y su padre, Francesc Gaudí i Serra, era un calderero de Riudoms, un pequeño pueblo a pocos kilómetros de Reus. Gaudí vivía en una modesta casa en el centro de Reus junto a sus padres y dos hermanos mayores. Sin embargo, solía trasladarse a Riudoms, donde poseían una finca llamada Mas de la Calderera. Tras iniciar sus estudios primarios en un colegio dirigido por Francesc Berenguer, padre de uno de sus futuros colaboradores, se matriculó en 1863 en Pious Schools. Debido a su fiebre reumática estaba obligado a pasar mucho tiempo en Riudoms. Este hecho le permitió ayudar a su padre en el taller de calderería y adquirir una habilidad especial para lidiar con el espacio y el volumen.

1868, Gaudi se trasla a Barcelona

Gaudí se trasladó a Barcelona para terminar sus estudios de bachillerato. El futuro arquitecto se instaló en el bullicioso barrio de La Ribera con su hermano Francesc, quien cursaba la carrera de medicina. Realizó estudios preparatorios en la Facultad de Ciencias para acceder a la Universidad de Barcelona. Junto a Eduard Toda y Josep Ribera, inician la restauración del Monasterio de Poblet, que fue culminado unos años más tarde por Eduard Toda. Gaudí fue aceptado en la Escuela de Arquitectura en 1874, donde alternó los estudios con algunas primeras incursiones en el mundo profesional. Fue así que llegó a colaborar con arquitectos consagrados como Josep Fontserè, Francisco de Paula del Villar y, sobre todo, Joan Martorell, su principal mentor. El progreso de Gaudí se vio ensombrecido en 1876 por la muerte de su hermano y su madre. Tres años después falleció también su hermana.

1882 – Francisco de Paula del Villar

En 1877, una organización religiosa fundada por Bocabella contrató a Francisco de Paula del Villar, arquitecto oficial de la Arquidiócesis Católica Romana de Barcelona, ​​para que comenzara a elaborar los planos del Templo de la Sagrada Familia. Del Villar propuso un edificio neogótico, acorde con los gustos dominantes de la época. En 1881, la asociación de Bocabella consiguió una parcela de terreno que, en ese momento, se encontraba fuera de los límites oficiales de la ciudad de Barcelona. Bocabella no tardó en despedir a del Villar por desacuerdos en detalles como el ancho de las columnas de la cripta del templo. Gaudí, ahora de 31 años y una figura en ascenso en la comunidad arquitectónica de Cataluña, había llamado su atención por mutuos conocidos. Como curiosidad, uno de los mitos populares cuenta que, en un sueño, Bocabella fue rescatado por un caballero pelirrojo y con rasgos faciales que coincidían perfectamente con los de Gaudí.

19 de Marzo Se coloca la primera piedra de la Sagrada Familia

En 1881, gracias a las donaciones, la Asociación Espiritual de los Devotos de San José compró un solar de 12,800 metros cuadrados para construir el templo. Sin embargo, la primera piedra no se colocó hasta el 19 de marzo de 1882, día de San José. En un principio, el proyecto fue encargado a otro arquitecto, Francesc de Paula Villar, pero Gaudí asumió el cargo a finales de 1883. Su proyecto ambicionaba y aspiraba a mucho más. Incluyó en la construcción de un templo 5 naves, ábsides, 3 fachadas y 18 torres. Fue el proyecto más complejo y singular que Gaudí había llevado a cabo a lo largo de su carrera profesional, al que dedicó 43 años de su vida.

1883 – Antoni Gaudi asume el proyecto de la Sagrada Familia

En noviembre de 1883 Bocabella le ofreció el trabajo a Gaudí, quien aceptó. Aunque ya se había encargado del diseño de otros edificios, su creación más famosa sería el Templo de la Sagrada Familia. Su nombre oficial en lengua catalana es Templo Expiatori de la Sagrada Família. Fue diseñado con un total de 18 torres: doce para los doce apóstoles, cuatro para los cuatro evangelistas, uno para María y uno para Jesús. Sin embargo, no se han completado todas las torres, a pesar de que la construcción comenzó en la década de 1880. Pese a que no está terminada, la Sagrada Familia es uno de los lugares más visitados de España. Desde 1940, un grupo de arquitectos ha continuado construyendo la basílica. Está previsto que se complete finalmente en el año 2026. ¡Esto será exactamente cien años después de la muerte de Gaudí!

1885 – Primeras misas en la capilla San José

Se declara en Barcelona una epidemia de cólera y Gaudí llega a Sant Feliu de Codines, un pueblo cercano a Barcelona donde realiza el primer proyecto de la planta de la Sagrada Familia. En este año también realizó un altar, un relicario y un sagrario para Josep Bocabella, promotor de la Sagrada Familia. Gaudí firma oficialmente sus primeros planos como director de las obras en diciembre de 1884. Estos incluían el alzado y sección del altar de la Capilla de San José. Su construcción no sufrió mayores contratiempos, por lo que el 19 de marzo de 1885 se inauguró, ofreciéndose al día siguiente la primera misa

1891 – Comienzan las obras de la fachada del Nacimiento.

Entre enero y septiembre de 1891 se construye la Casa de los Botines en León. En paralelo comienza la construcción de la Fachada del Nacimiento de la Sagrada Familia. El 22 de abril de 1892, fallece Josep Maria Bocabella, promotor del templo.  En 1893 se terminan la cripta y el ábside de la Sagrada Familia y en 1894 se inicia la construcción del claustro. Para 1897 las obras van avanzando muy bien. 112 personas están trabajando en el templo. Al año siguiente, Gaudí inicia los primeros trazos de la fachada de la Pasión. La gran ventana central de entrada del Rosario se coloca junto a otros elementos del conjunto. Se añaden varias esculturas de la Fachada del Nacimiento como los ángeles tocando clarines, San Juan, San Zacarías, San Joaquín y Santa Ana, para 1899

1914 – Antoni Gaudi dedicado al 100% la la Basilica

Seguido de ello, en 1917 Gaudí diseña la Fachada de la Pasión, incluyendo un monumento a Torras i Bages. Al año siguiente, la situación empeora para Gaudí, ya que fallece Eusebi Güell i Bacigalupi, Conde Güell, quien en vida había sido su gran patrocinador. Falleció en su residencia de Park Güell. Para 1920, Le Corbusier visita en Barcelona las obras de la Sagrada Familia, y las califica como obras maestras. A mediados de 1924, se coloca el grupo escultórico en piedra de la Matanza. Gaudí es detenido un 11 de septiembre (Fiesta Nacional de Cataluña) por asistir a la iglesia de los Santos Just i Pastor de Barcelona, a la misa en memoria de los patriotas catalanes y por negarse a hablar en español con la policía.

1914 – Antoni Gaudi 100% dedicado a la Sagrada Familia

En 1914 decidió dejarlo todo para centrarse únicamente en el proyecto de la Sagrada Familia. Como a lo largo de toda su carrera, sus fuentes de inspiración fueron, principalmente, la luz y la naturaleza, de la cual afirmó que era su auténtica maestra. A la vez, la Biblia y la liturgia también constituyeron una gran fuente de inspiración para el arquitecto, hecho que quedó plasmado en el templo de la Sagrada Familia. Gaudí dedicó doce años exclusivamente a la Sagrada Familia, hasta el día de su muerte, el 10 de junio de 1926, en el que fue atropellado por un tranvía. El cortejo de su féretro, que recorrió gran parte de Barcelona hasta la Sagrada Familia, fue un gran acontecimiento multitudinario, ya que se despedía quien fue, y sigue siendo, el arquitecto más ilustre de Barcelona. Gaudí fue enterrado en la capilla de la Virgen del Carmen, en la cripta del templo. Fue en 1914 que Antoni Gaudí dejó de trabajar en obras civiles y se centró exclusivamente en la construcción del templo. Aunque las obras se enfrentaban a importantes problemas económicos y solo 30 personas trabajaban en ella, la tenacidad de Gaudí permitió continuar con la obra. En 1915, los cardenales Torres i Bages y Pla i Deniel realizaron extraordinarias aportaciones para poder continuar el templo. También empiezan a recibir ayuda de las empresas. Por eso, Gaudí rechaza nuevos encargos y se concentra únicamente de la construcción de la Sagrada Familia. Para 1916 fallece el obispo Torres i Bages y Gaudí hace un estudio sobre la posibilidad de realizar tumbas en el interior de la Sagrada Familia. Para ello, pide ayuda a los comerciantes de Barcelona.

1925 – Se termina el campanario de San Bernabé

En el año 1905 el campanario de San Bernabé, el primer campanario de la Fachada del Nacimiento, alcanzaba los 44 metros de altura. Y no fue hasta el 30 de noviembre de 1925 que finalizó su construcción con cien metros de altura. Desde 1906 hasta 1925, Gaudí vivió al interior del recinto de la Sagrada Familia para seguir de cerca las obras. Pero este último fue el único que Gaudí ve construido, ya que el 10 de junio de 1926 murió en un accidente de tranvía. El 12 de junio fue enterrado en la capilla del Carmen de la cripta del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia. Aún hoy sus restos descansan ahí.

1926 – La muerte de Antoni Gaudi deja a medias la Sagrada Familia

Durante su caminata diaria hacia la confesión, Gaudí fue atropellado por un tranvía por la Gran Vía de les Corts Catalanes. Debido a la apariencia descuidada del hombre de 73 años, los espectadores del accidente pensaron que era un mendigo. El Dr. Ferrer Solervicens fue alertado del accidente y examinó al anciano, pero concluyó que no podía hacer nada. Finalmente, un oficial de policía llevó al herido Gaudí al Hospital de la Santa Creu, donde solo recibió atención rudimentaria. No fue hasta el día siguiente que el capellán de la Sagrada Familia reconoció al mendigo, pero ya era tarde: Gaudí murió el 10 de junio de 1926. Los barceloneses lloraron la muerte de Gaudí. Su procesión anduvo por la ciudad y terminó en su inmensa iglesia inacabada. Fue enterrado en la cripta, debajo de los continuos esfuerzos por terminar su colosal santuario.

1936 – Se queman planos y fotografías a causa de la Guerra Civíl

Tras la muerte de Gaudí, la construcción de la basílica siguió avanzando muy lentamente. Domènec Sugrañes, uno de sus ayudantes más cercanos, asumió la dirección.Durante la siguiente década, Sugrañes supervisó la finalización de los tres campanarios restantes, la deslumbrante Fachada del Nacimiento y su pórtico de la Fe. Pero la construcción se vio interrumpida debido al inicio de la Guerra Civil, la cual trajo graves consecuencias para la Sagrada Familia. En 1936, en plena Guerra Civil, un grupo de anarquistas irrumpió en la Sagrada Familia y prendió fuego a la cripta. Gran parte de los documentos, sobre los proyectos de Gaudí e ideas implementadas que pensaba desarrollar en el templo de la Sagrada Familia fueron robadas o destruidas. Desde entonces, muchos arquitectos se han preocupado por preservar la visión original de Gaudí.

1939 – Francesc de Paula Quintana asume la dirección de la obra

Los daños al templo no fueron irreparables, pero la comunidad de la Sagrada Familia quedó aterrorizada y diezmada. En total, en medio de la violencia anticatólica de la Guerra Civil, murieron doce personas involucradas en la operación y construcción de la obra de Gaudí. Dos años después del estallido de la Guerra Civil, Sugrañes falleció. Muchos culparon de su muerte a la desesperación provocada por el sombrío panorama de la Sagrada Familia. En marzo de 1939, menos de dos meses después de que las tropas victoriosas de Franco habían entrado en Barcelona, Francesc de Paula Quintana fue nombrado nuevo arquitecto de la Sagrada Familia. Fue asistente de Gaudí y de Sugrañes, pasó la mayor parte de la siguiente década reparando los grandes daños causados durante la Guerra Civil. Su sólida formación técnica le permitió reiniciar las obras y la junta del Templo, así como restaurar las maquetas dañadas en 1936.

1952 – Se construye la escalinata de la fachada del Nacimiento

En 1952 comenzó nuevamente la construcción del templo, pero la controversia siempre empañó su progreso. Quienes se oponían a la continuación del proyecto, afirmaban que los modelos que se basaban ​​en los pocos planes de Gaudí que sobrevivieron a la ira de los anarquistas. Argumentaban que su creación se convirtió en un monstruo que poco tiene que ver con el estilo de Gaudí. Era un debate que parecía tener pocas esperanzas de resolverse, impulsado por la idea de que Gaudí a menudo cambiaba y adaptaba sus proyectos a medida que avanzaban. Independientemente de las discusiones, en ese año se pudo completar la escalinata de la Fachada del Nacimiento. También encendieron, por primera vez en su historia, la iluminación de la fachada.

1954 – Se inician los cimientos para construir la fachada de la Pasión.

La construcción de la Fachada de la Pasión comenzó una vez que se completó la fachada de la Natividad. La vida y las enseñanzas de Jesús fueron representadas en las paredes de las tres fachadas. Cada una representa uno de los tres eventos cruciales de la existencia de Cristo. La Fachada del Nacimiento, finalmente construida, representa el nacimiento y la vida de Cristo. La Fachada de la Pasión se construyó para representar su muerte y resurrección. No fue hasta 1976 que se terminaron las cuatro torres de la Fachada de la Pasión, donde Josep María Subirachs incorporó su obra escultórica iniciada en 1988.

1955 – Se organiza la primera cuestación.

En las décadas de 1950 y 1960, la comunidad arquitectónica global comenzaba a reconocer la genialidad de la obra de Gaudí, a pesar de que su popularidad había disminuido en Cataluña desde la década de 1920. España se convirtió en un destino turístico cada vez más popular. En 1955, un año después de que comenzaran los trabajos de cimentación de la Fachada de la Pasión de la iglesia, la primera campaña pública de recaudación de fondos de la basílica tuvo un éxito tremendo. Más de siete décadas después de la colocación de la primera piedra, la obra maestra de Gaudí volvía a avanzar. También recibió la consagración como iglesia católica en el 2010 por el Papa Benedicto XVI.

1958 – Se coloca en la fachada del Nacimiento

En la festividad de San José, el 19 de marzo de 1958, se colocó el conjunto escultórico que representa a la Sagrada Familia.  Estos 3 pórticos fueron realizados por Jaume Busquets, en la fachada del Nacimiento. El Pórtico de la Claridad es el más grande y está dedicado a Jesús. Simula ser el Portal de Belén desarrollando una serie de escenas del nacimiento de Jesús, e incluyendo obras de Joaquim Ros i Bofarull. El Pórtico de la Esperanza está dedicado a San José y posee diferentes escenas como La barca de San José, cuya fisonomía le corresponde a la de Antoni Gaudí. Es un homenaje a los trabajadores fallecidos del templo. El Pórtico de la Fe que fue dedicado a la Virgen María. Se aprecian varias escenas como la Inmaculada Concepción, Jesús trabajando de carpintero, Jesús en brazos de Simeón y El hallazgo de Jesús en el Templo.

1961 – Inauguración del museu de aspectos históricos

Si bien la iglesia sigue en construcción hasta el día de hoy, desde 1961 está permitido que las personas puedan entrar y conocer las instalaciones de la obra. Como varios de los seguidores de Gaudí señalaron que crear un espacio que permitiera la conservación de su obra era necesario, ese año se inauguró el Museo, ubicado bajo los sótanos de la Fachada de la Pasión. Dentro de él se pueden observar muchas fotografías, mobiliarios de la época y varias maquetas que son réplicas de las originales. También está el taller de los modelistas, lugar donde restauraban los modelos originales de Gaudí. Se terminó la construcción de los “conciliabuls” en 1964, que eran lugares para hablar en voz baja y en secreto. Para 1965 se inauguró el ascensor de la Fachada del Nacimiento.

1966 – Muere Quintana

El progreso del edificio y su perfil cada vez más global también lo convirtieron en un objetivo para los críticos. El 9 de enero de 1965, el diario catalán La Vanguardia publicó una carta firmada por un círculo internacional de artistas, arquitectos e intelectuales entre ellos Le Corbusier, Alvar Aalto, Joan Miró y Antoni Tàpies, pidiendo que detengan la construcción del edificio. La carta consideraba que continuar trabajando en el proyecto de Gaudí era una degradación de la visión original del arquitecto. Lamentaban la idea de que una persona continuara la obra inacabada de un artista después de su muerte. Sin embargo, el trabajo continuó y el número de torres y visitantes continuó aumentando. El 28 de junio del siguiente año, muere el arquitecto Francesc de Paula Quintana, haciéndose cargo de las obras Isidre Puig i Boada y Lluís Bonet i Garí.

1977 – Se acaban de construir los campanarios de la Pasión

A finales de 1966 se colocó el grupo de la Anunciación del escultor Jaume Busquets y los campanarios de la Fachada de la Pasión llegaron a una altura de 24 metros. Para 1967 la altura de los campanarios llega a 30 metros y las columnas del pórtico a los 9 metros. Tres años después, los campanarios llegaron a los 46 metros y las columnas del pórtico bajo el nivel de los capiteles. En el 50 aniversario de la muerte de Gaudí, concretamente el 9 de noviembre, culminaron los pináculos de los cuatro campanarios. Además, finalizaron la construcción de los campanarios de la Fachada de la Pasión.

1978 – Se inicia la construcción de las fachadas de las naves laterales

Bajo la dirección de Lluís Bonet Gari, en el año 1978 iniciaron la construcción de las fachadas de las naves del templo, colocando en primer lugar los muros laterales. Con la Fachada de la Pasión culminada, iniciaron la cimentación de los ventanales y muros. Gaudí avizoraba superar los defectos del neogótico. Por ello, diseñó bóvedas que formasen hiperboloides de revolución con diferentes diámetros. El efecto que creó fue una columna que salía del suelo y a cierta altura se separaba en diferentes ramas inclinadas. Estas columnas y cubiertas interiores son una de las mayores aportaciones de Gaudí a la arquitectura moderna. En ese mismo año, el escultor japonés Etsuro Sotoo viajó hasta la Sagrada Familia enamorado por la obra de Gaudí y trabajó fervientemente para rehacer lo destruido en la Guerra Civil.

1983 – Francesc Cardoner i Blanch asume la dirección de las obras.

En 1983, Puig Boada y Bonet i Garí cruzaban los 90 años. Luego de que finalmente decidieran retirarse, fueron sucedidos por el arquitecto Francesc Cardoner i Blanch. Pero él resultaría cumpliendo su papel solo como director interino, antes de que el hijo de Bonet i Gari, Jordi Bonet i Armengol, tomara la dirección en 1985. A pesar de que las donaciones eran escasas a principios de la década de los 80, se continuó trabajando en las fachadas laterales del templo. Ese mismo año, antes de que entrara la nueva dirección, se empezó a plantear el ordenamiento interior.

1985 – Jordi Bonet i Armengol es nombrado director de obras

Jordi Bonet i Armengol fue nombrado en 1985 como director de arquitectura y coordinador de las obras de la iglesia. Empezó una investigación que era llevada a cabo con el objetivo de descubrir los caminos que había tomado el propio Gaudí. El objetivo era encontrar las leyes iniciales en la estructura del templo y seguirlas armoniosamente para poder concluir con el edificio. Requirió de un trabajo de investigación exhaustivo y la construcción gradual de la idea general detrás de la obra. Todo ello lo condujo al descubrimiento final de una modulación geométrica que abarcaba toda la arquitectura de la iglesia, repetida en todas y cada una de sus partes.

1986 – Josep Maria Subirachs encargado de hacer grupos escultóricos

Sin duda, el aspecto más polémico del proyecto de la Sagrada Familia fue la aceptación de Subirachs en la comisión por la Fachada de la Pasión. Desde 1986, el escultor Josep María Subirachs se encargó de la obra escultórica de la Fachada de la Pasión, la cual realizó con su estilo personal durante un período de veinte años. Él fue el primer en admitir que su obra no sería de ningún modo una imitación de la de Gaudí. De hecho, lo exigió como condición para la firma de su contrato. Finalmente, su trabajo fue una obra magnífica. Para inmortalizarse, se incluyó a sí mismo en el conjunto: esculpió su rostro en una de las esculturas referentes a la escena del Calvario de Jesús.

1986 – 2010 Construcción de los cimientos de todas las naves

Se construyen los cimientos de todas las naves, las columnas, las bóvedas y las fachadas de la nave principal, los transeptos, el crucero y el ábside, y, el 7 de noviembre del 2010, el papa Benedicto xvi dedica el templo al culto y lo declara Basílica menor. Hasta mediados del siglo xx, en la construcción aún se usaban los andamios de madera, que no tienen nada que ver con los medios actuales. En los años subsecuentes, se construyeron las bóvedas de la nave central y el crucero. Se iniciaron también las obras de los cimientos de la Fachada de la Gloria. Con motivo del nuevo milenio, en el año 2000, se celebró una misa en el interior de la iglesia que brindó la oportunidad de captar la grandiosidad de la obra. Se completó también la vidriera central de la Fachada de la Pasión con la instalación de una vidriera dedicada a la resurrección, obra de Joan Vila-Grau. Y se terminaron las cuatro columnas del centro del crucero. El 31 de diciembre del 2000, se celebró la primera Eucaristía dentro de las naves ya cubiertas. Dos años después, la figura y obra de Gaudí fueron especialmente recordadas cuando el Ayuntamiento de Barcelona promovió el Año Internacional Gaudí con motivo del 150 aniversario de su nacimiento

2005 – entra a formar parte del Patrimonio Mundial de la Unesco

Se colocó la escultura de la Ascensión entre las torres de la fachada en el año 2005. Al mismo tiempo, en las ventanas de la nave central se colocaron los símbolos eucarísticos del pan y el vino, obra del escultor japonés Etsuro Sotoo. La Sagrada Familia, que se había financiado de forma privada en la época de Gaudí a finales del siglo XIX a través de donaciones, recibía a tres millones de turistas al año, quienes pagaban 12 euros cada uno para poder visitarla. Es así como, por su gran progreso, en Julio del 2005 la UNESCO decide convertirla en Patrimonio de la Humanidad. El 6 de noviembre del 2010, el Papa Benedicto XVI visitó la atracción turística más popular de España, consagrando la estructura de 128 años y convirtiéndola en una iglesia católica.

2011 – Premio Ciudad de Barcelona

Dado que Barcelona ya albergaba una catedral, este edificio monumental de Gaudí fue designado Basílica de la Sagrada Familia. Jordi Bonet i Armengol era el director de arquitectura y coordinador de las obras de la Iglesia de la Sagrada Familia desde 1985. El doctor en Arquitectura fue galardonado con el premio Ciudad de Barcelona por la restauración de la Fundació Enciclopèdia Catalana, la Cruz de San Jorge de la Generalitat de Catalunya y, para este libro, el premio Domènech i Montaner del Institut d’Estudis Catalans. Bonet es actualmente el presidente de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi y ha impartido conferencias por todo el mundo. Entre sus obras publicadas se incluyen L’Arquitectura al servei de la Música (1986) y Temple de la Sagrada Família (1992).

2012 – Jordi Faulí sucede a Jordi Bonet como arquitecto coordinador y director

En 2012, el arquitecto barcelonés Jordi Faulí asumió el control del proyecto, la Junta de la Construcción de la Fundación Sagrada Familia, la organización encargada de la recaudación de fondos y la promoción del proyecto. Difícilmente podrían haber elegido un candidato más calificado. Además de completar una tesis doctoral sobre el diseño de la iglesia, Faulí ha pasado más de 20 años como arquitecto junior en el equipo que supervisa la construcción de la iglesia. Poco después de su nombramiento como arquitecto jefe de la Sagrada Familia, Faulí sorprendió a todos al declarar que el proyecto estaría terminado mucho antes de lo que se pensaba. “Anticipamos terminar las seis torres centrales alrededor de 2020, y completar la forma arquitectónica general del proyecto alrededor de 2026, cien años después de la muerte de Gaudí”, dijo, y agregó esta salvedad no insignificante: “siempre que las circunstancias nos permitan seguir el ritmo actual.”

2016 – Se comienzan a alzar las torres de los Evangelistas, María y Jesús.

Faulí y el equipo de hasta 300 trabajadores (canteros, escultores, albañiles y diseñadores), han logrado alcanzar este ritmo acelerado estableciendo una idea más firme de lo que realmente debería ser el edificio, y qué herramientas deben utilizar para hacerlo posible. La Torre de la Virgen María fue la primera que comenzó a crecer a finales del año 2016. En ese año le colocaron los primeros paneles. Seguidamente, la Torres de los Evangelistas fue montada poco a poco con paneles de piedra, hechos con hierros pretensados en su interior, para conseguir torres resistentes que aguanten los fuertes vientos. Se calcula que la Torre de Jesús será la más grande al alcanzar una altura de 172.5 metros. Esta medida respeta el deseo de Gaudí de no sobrepasar los casi 180 metros de la montaña de Montjuic.

2018 – Se coloca la Cruz en lo alto del frontón de la fachada de la Pasión

En Julio de 2018 se colocó una impresionante cruz de color blanco en el frontón de la Fachada de la Pasión. La escultura tiene el mismo color de casi toda la basílica y está representada como una cruz triunfal y por ende no lleva la imagen de Cristo. Es importante mencionar que, anteriormente, en la Fachada de la Pasión se había colocado dos acroterios de los extremos: el León de Judá y el cordero de Abraham. Se habían acabado también la cantera y el huerto, junto con un grupo escultórico del sepulcro vacío. La visión que tenía Gaudí sobre Dios fue la que inspiró el diseño de la Sagrada Familia. Y es la que hasta el día de hoy se sigue respetando.

2019 – Primeros paneles de piedra de la torre de Jesucristo

A mediados del 2019, cuando la construcción de la Sagrada Familia obtuvo la aprobación para la licencia de obras, la Torre de Jesucristo llegó a los 101.56 metros. De los doce niveles que tendrá, se encontraba en el nivel 3. Asimismo, las cuatro Torres de los Evangelistas estaban hasta los 103.56 metros. Muy cerca del total de metros esperados, que serían 135 metros. Los arquitectos estimaron que, al terminar el año 2019, el 80% de paneles previstos para la construcción de las torres centrales estarían colocados. Además de ello, el equipo de construcción estaba trabajando en la definición de la Fachada de la Gloria.

2020 – Las torres de Jesucristo y de la Virgen María superan en altura a las torres de las fachadas de la Pasión y del Nacimiento

La Torre de Jesucristo será la que corone el templo. Es la más alta de las 18 que tiene el conjunto y se proyecta que esté terminada en 2022. Además, encima de ella se colocará una cruz que logrará que el techo de la torre llegue a 172.5 metros. Con respecto a la Torre de la Virgen María, la cual se elevará hasta los 138 metros. Se proyecta que esté acabada a finales del 2021. Se calculaba obtener ingresos de 103 millones de euros, pero desde que el templo cerró sus puertas el 13 de marzo, se tuvo que reajustar el presupuesto del 2020 a solo 17 millones de euros.

Finalización de la construcción de la sacristía

La pandemia por el Covid-19 ha acabado con el sueño de los responsables de la Sagrada Familia de acabar el proyecto en el 2026. Los visitantes y turistas extranjeros que, a causa de la coyuntura actual no han podido visitar el templo en construcción, les ha representado una pérdida del 94% del total de sus ingresos. Camps aclaró que el templo se construía con los donativos de las personas y que han pasado por momentos peores, como los suscitados durante la Guerra Civil. Sin embargo, siempre habían visto la manera de continuar con el sueño de Gaudí. Anunció que, en noviembre de este año, impulsaría una campaña para que los ciudadanos de Barcelona hagan donativos. Tal parece que el sueño de Gaudí sigue en marcha y no habrá nada que lo detenga.